jueves, 28 de enero de 2021

El buen maestro

 

Su preferido era Carlos, durante las explicaciones de la materia del día pasaba casi todo el rato dirigiendo la mirada hacia su sitio, y cuando hacían deberes se paseaba por la clase viendo como les iba, pero se paraba donde él mucho más rato y dándole instrucciones que no hacia con los demás.

Todos lo sabían, desde el director hasta los demás padres y, aunque con preocupación, se le consentía porque tan solo hacia unas semanas que, en realidad, esa silla estaba vacía.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sofoco estival

  Las cosas no siempre vienen bien dadas, y así mis padres eran de los que no se podían permitir unas justas vacaciones, pero intentaban q...